Publicado: 15 de Diciembre de 2016

El poliuretano proyectado presenta una magnífica adherencia en general a todos los materiales comúnmente utilizados en edificación. No hay que olvidar que la espuma de poliuretano fue descubierta en la investigación de un pegamento

Un procedimiento sencillo para comprobar la adherencia se hace de la siguiente forma: Se realiza una aplicación localizada sobre el sustrato en el que queremos realizar la comprobación, se tira de la espuma y debe de romper la espuma antes de separarse del sustrato.

Según la norma UNE-EN 14315-1, esta propiedad se debe medir utilizando el procedimiento indicado en el anexo F de dicha norma, y se debe declarar por niveles.

La gran adherencia del poliuretano proyectado hace que no requiera de ningún otro sistema adicional de sujeción.

Cómo mejorar la adherencia del poliuretano proyectado sobre otros materiales

El poliuretano proyectado presenta una magnífica adherencia a los materiales de construcción comúnmente utilizados. No obstante hay algunos aspectos que pueden observarse para mejorar esta propiedad.

- El sustrato ha de presentar buena consistencia. Si presentara óxido fácilmente desprendible, suciedad, arena o textura terrosa, el poliuretano se adheriría a la primera capa, pero ésta sería fácilmente desprendible.
- Sobre una capa de mortero pobre o arenoso, o cualquier otra superficie no firme, será conveniente dar una capa de mortero rico, ya que debido a las tensiones normales del poliuretano se pueden producir levantamientos arrastrando consigo, por falta de cohesión, la superficie sobre la que se ha aplicado.
- Sobre materiales metálicos lisos como acero, aluminio…, habrá que realizar una limpieza desengrasante con alcohol mineral y posteriormente aplicar una imprimación anticorrosiva.
- Sobre superficies de hormigón, será necesario limpiar la lámina de lechada superficial con un cepillo adecuado donde ésta esté presente.
- Sobre una película de polietileno, material antiadherente por excelencia, será necesario flamear con soplete para conseguir buena adherencia de la espuma. Sin embargo, sobre algunos plásticos como polipropileno o teflón nunca se conseguirá adherencia.
- Sobre soportes con exceso de humedad, como superficies mojadas o con condensaciones superficiales, habrá que evitar aplicar, ya que se podrán generar bolsas y despegues del poliuretano en la zona aplicada. El problema será más acentuado cuanto menos porosa sea la superficie. Como norma general, la humedad del sustrato será inferior al 20%.
- Sobre una tela asfáltica no autoprotegida, la tela asfáltica deberá estar adherida en toda su superficie y se habrá de haber eliminado la capa de polietileno antiadherente mediante flameado.
- Sobre espuma de poliuretano antigua, si hubiera degradación por UV, se deberá limpiar por medios mecánicos, como un cepillo de alambre o agua a presión.

Materiales que se adhieren al poliuretano proyectado

En lo relativo a la adherencia de otros productos al poliuretano ya aplicado, se puede comentar lo siguiente:

En cubiertas planas, o incluso con inclinaciones menores de 30º no será necesario tomar ninguna precaución para asegurar la adherencia entre el poliuretano y la capa posterior.

En cubiertas inclinadas, y dependiendo de la inclinación y de la naturaleza del material que se vaya a colocar sobre el poliuretano proyectado, podemos seguir las siguientes precauciones:

- Aplicar un puente de unión, una resina básica o cualquier otra imprimación sobre la espuma. De esta forma mejoraremos notablemente la adherencia de la capa posterior que echemos. Una cola de empapelar, por ejemplo, cumpliría perfectamente esta función.
- Mejorar el anclaje mecánico. Una acción que se realiza sobre el poliuretano proyectado bajo forjado para mejorar el agarre de una capa de enlucido de yeso, por ejemplo, consiste en rascar la superficie de la espuma con un cepillo de alambres, para permitir anclaje mecánico a las celdas rotas del poliuretano.
- Armar el revestimiento. También se puede clavar a la espuma una tela de gallinero o mallazo fino, para dar mayor resistencia mecánica al recubrimiento y hacerlo más resistente a la fisuración.

Todos estos tratamientos se pueden combinar entre si para aumentar hasta el grado deseado la adherencia de las distintas capas.

Conclusiones sobre la adherencia del poliuretano proyectado

- El Poliuretano proyectado presenta gran adherencia sobre sustratos consistentes, limpios y secos.
- La adherencia de otros materiales al poliuretano se puede elevar según la necesidad tanto físicamente, rascando la superficie, como químicamente, mediante el empleo de una imprimación.