Publicado: 11 de Febrero de 2019

¿La espuma de poliuretano se degrada cuando está expuesta a diferentes fenómenos meteorológicos? ¿Se estropea con la lluvia o con las altas temperaturas?

La espuma rígida de poliuretano aplicada in-situ por proyección no se degrada a la intemperie. Es más, tiene un excelente comportamiento frente a los agentes atmosféricos tales como el agua, el viento o las variaciones extremas de temperatura.

Únicamente es atacada por una exposición prolongada a la radiación ultravioleta, contenida en la luz solar directa.

Exposición a los rayos UV

El ataque por la exposición a los rayos UV tiene como resultado un aspecto polvoriento y anaranjado en la superficie de la espuma, que produce una disminución de espesor a un régimen de 1 o 2 milímetros anuales, dependiendo del efecto combinado de la lluvia y el viento.

El primer año será menor la disminución por la presencia de la piel externa de la espuma, una capa de alta densidad de poliuretano.

Una espuma atacada (como puede ser el caso de la proyección en medianeras de edificios mientras se construye el edificio adyacente, durante 2 o 3 años) únicamente pierde espesor al régimen arriba indicado (1 o 2 mm al año), sin que las propiedades del producto que aún queda en el paramento o cubierta sufran modificaciones.

Por lo tanto, no influirá en la conductividad, la resistencia a la compresión, la densidad, la resistencia al paso de vapor de agua o la impermeabilidad del producto restante.