Publicado: 29 de Febrero de 2020




En España, la espuma de poliuretano proyectado es un producto muy conocido. ¿Quién no ha visto aislamiento de poliuretano alguna vez?

Desde los años 80 hasta nuestros días se han aplicado decenas de millones de metros cuadrados de espuma de poliuretano “in situ” en los edificios. Es el llamado “aislamiento proyectado” o simplemente “el proyectado”.

Pero, ¿cuáles han sido las principales razones del uso tan extendido de la espuma de poliuretano proyectado?

El rendimiento de la espuma de poliuretano proyectado aplicado “in situ”

Sin duda, entre las primeras razones está el alto rendimiento del producto. Un aplicador puede llegar a aplicar 100 m2 en una hora de trabajo, en función de su experiencia y las heterogeneidades del paramento sobre el que aplica. No necesita replanteo, ni cortes, ni juntas, ni fijaciones, ni adhesivos, ni encintados, etc.

La tecnología de la puesta en obra del PUR proyectado

La versatilidad que aporta la tecnología de la proyección permite el aislamiento de todo tipo de superficies de forma sencilla. La corrección de los puentes térmicos es algo sencillo de ejecutar con la espuma de poliuretano aplicada “in situ”.

Las altas prestaciones del aislamiento de poliuretano

El alto rendimiento y tecnología en la puesta en obra se complementan con las altas prestaciones del producto: máximo aislamiento con el mínimo espesor, impermeable al agua, un efecto sellado que hace de barrera contra infiltraciones de aire y el control de humedad.

Estas prestaciones han permitido, durante muchos años, que la espuma de poliuretano proyectado haya contribuido a dotar a los edificios de nuestro país de confort térmico y protección.